Mostrando entradas con la etiqueta poema. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta poema. Mostrar todas las entradas
Rescatar viejas monedas de tus sueños, 
que cegarme puedan en éstas horas de hastíos y quebrantos,
 para llenarme el alma de inquilinos que pregonan infortunios,
estirándose hasta mí.



Hacerme amigo de la fama, solo entre tus formas...
ya cerca de estallar estás como la flor en primavera,
y tu vaso desparramando sobre mi camisa:
el canto de otros dioses, las voces de esos paisajes lejanos,
idolatrando caminos que se cubrieron de la enramada
(que el viento al pasar dejó). 



Veo pasar los autos cuando la nada misma llegó a la ciudad:
 Sus horas no me declinaron!
Los relojes no me pudieron!
Los látigos de esas voces no me convencieron!
Los desdenes no me mataron con sus dagas!


Veré cómo, cuándo y dónde me encauce a ti, 
si antes no te burlas por lo que he sido 
(con éstos papeles que inundaron de miel mis retratos, 
las partidas, placeres en fuga).



No me descubras!
mira con los ojos el arco iris que te brindo, 
para que brotes como la vertiente frente al asedio,
que la tierra sedienta de mi ser te reverencia,
aun en sus grietas
(en días que se cortan como el aire de tu paso).



Rosa y café de la noche: 
dejas los espectros en silencio.

POEMA XXI

by on 7:54:00
Rescatar viejas monedas de tus sueños,  que cegarme puedan en éstas horas de hastíos y quebrantos,  para llenarme el alma de inquilinos q...
GENIO DE TU IMPERICIA, ENVIDIARTE FUE POCO...
MI TIEMPO Y MIS HORAS SE CUENTAN...
AMO TU ETERNO REMOLINO DE ORO TIRADO A LA BASURA.
NUNCA MI PUÑAL LASTIME TUS ARROGANCIAS,

PELAS CON LOS DIOSES COMO SI NADA...

MI MANO EXTIENDE SEÑALES...
TU ESPADA SOBRE MI HOMBRO QUE NO VIENE.

NUNCA MI PUÑAL LASTIME TUS ARROGANCIAS,
NI LOS RESTOS DE MI HUMILDAD!
 CUANDO LA NOCHE MÁS CÁLIDA LE ROBE A ELLA MI PRESENCIA
-DE ÉSTO QUE SOY AHORA-
Y ADVIERTA,
 SIN GUARECERSE DEL YO DESCARNADO,
 EN EL FRAGOR LA PIEL SUDANDO, PROLONGANDO:
LA CONTINUIDAD EN EL PARAÍSO DEL ÉXTASIS
¡SU ÚLTIMO REFUGIO!

Entre la vehemencia, el ahogo,
la sutil desfachatez, mi insolencia,
mis caudales, los ramos me crecen
y el néctar se aviva.


Despierto al viento que me toma arropándome,
en arrullo, el candor de su estadía,
para decirme,
e indicarnos la calma de la certeza
-de esperar el brote de la vida-:
e invitarte a cálidos susurros,
que recorren las almas del tiempo que maduró,
de los días bebiendo el cóctel del paraíso,
tomarnos los frutos de nuestras pieles
regando de caricias y dulzor...
llenarnos de nosotros y abrigarnos,
y el sueño con ojos abiertos para derramarte
-siembras de felicidad al caer una tarde sobre las manos-
como racimos que se desgranan...
uno a uno al arrancarlos de la parra.

¡Oh lejana y cercana capacidad!
-de envolver-
el mundo en
"tu mundo".


Vivo cada momento,
pensando que no habrá
más que armonía,
sonando como violines
-una melodía que se entrelaza-
el lenguaje sagrado de la paz
-sin cansancio de rutinas-
prolongándose:
en el beso, tu abrazo,
tus pasión y el vaivén:
meciendo tu cuerpo de éxtasis,
explotando cuando renazco
(al encontrarte en los territorios)
donde dibujaré
"la burbuja"
que se elevará alto, muy alto:
con mi corazón que te llevará
a gritos y euforia,
aún,
cuando cuando ni una palabra me salga,
y no pueda escribirte,
ni retratarte en imaginerías
y deba renunciar a mí
-para dejar el espacio a
otros colores que me precederán-
abandonando éste,
mi precedente de ser,
y pintarte por completo
"antes que todas las campanas nos llamen".

MARAVILLAS

by on 11:12:00
Entre la vehemencia, el ahogo, la sutil desfachatez, mi insolencia, mis caudales, los ramos me crecen y el néctar se aviva. ...
El desinterés de las cosas tiene el color gris del atardecido,
El aturdimiento de horas pasando cual relojes en su rapidez,
Que corre como guepardo por nuestros bosques,
 y ver pasar partes de gloria que, duele, llora,
Muy adentro por lo que fue…
y no será.


 El desinterés es postrarse en el camino,
Despreocuparse, oponerse al viento,
Aunque le dejemos pasar,
Sin combatir…


Es codearse con el futuro propio,
Renombrar lo que en manos tuvimos,
Que dejamos ir hasta volarse, romperse, quemarse;
Es remendarnos con esas fotos de ayer, hoy,
Como si fuéramos los mismos.


El desinterés, no es el aroma de aventura que,
Sentimos cuando jugamos,
Cuando nos esperamos alguien a nuestra medida,
Cuando saboreamos dulzor de la existencia,
De ese no saber qué.


Es amigos,
 una convocatoria a lista de desintereses menores,
que nos invita a no batallar más contra nada ni nadie.


Es la confabulación de opacos,
Guiando nuestros pasos a acordarnos de nosotros,
A olvidarnos seguido de las cosas,
 recorrer los mapas y misiones que nos dieron:
 Un poco más lentos,
 más trémulos que antes,
esperando respuestas que nunca llegarán,

(al menos aquí, no).

DESINTERÉS, POEMA, LITERATURA SANJUANINA, ARGENTINA

Desinterés

by on 21:32:00
El desinterés de las cosas tiene el color gris del atardecido, El aturdimiento de horas pasando cual relojes en su rapidez, Que corre ...
Hechos,
situaciones del humano,
los que buscan lo que va contra natura,
fundado en propósito "moral".


A ti:
que te súper embanderas en ese paquete y cómodamente,
seguirás las reglas como si nada,
sin cuestionar el límite
¿quién lo dijo, quién lo dictaminó, quién lo levantó?


Luego enciendes,
un abismo que se ensancha entre la conciencia y tu ser,
te quemas en tu hoguera de nada,
liberas la combustión de tu automagnicidio,
las llamas llegaron hasta los espacios íntimos,
se hizo ceniza hasta el olvido mismo.


La naturaleza
-un león que disputa peleas con otras fieras-


¿Dónde quedaste tras los gruñidos?
Poesía de Andrés Zarzuelo

CONFLICTO

by on 18:38:00
Hechos, situaciones del humano, los que buscan lo que va contra natura, fundado en propósito "moral". A...
El sello estampó su marca,
hemos abierto paso al futuro...
¡y no hay ya qué hacer!

 Descubrimos el cielo -al viajar en él-
cual si fuera explorando:
 flotar en nuestros vitales y terrenales espacios,
elevar en cada caricia:
 nuestra piel...
poema de Andrés Zarzuelo


 El sello estampó su marca, hemos abierto paso al futuro...
¡y no hay ya qué hacer!
Dejamos el vago sabor de no conocer el éxtasis...

 Hicimos pactos...
 Y como aguas furiosas ¡arrastramos a otras vidas!

 El sello estampóse
(como en el ganado a fuego marcar)

Y como carta que fuera señalada:
  No hay ya qué hacer!!

 Tu suerte se echó -como un animal en la ruta-.

Bajo mi órbita

by on 20:20:00
El sello estampó su marca, hemos abierto paso al futuro... ¡y no hay ya qué hacer!  Descubrimos el cielo -al viajar en él- cual si fue...
Papeles de libros que se arrancaron,
para de ti dejarnos privados:
 De tu voz.

Diótima, tu nombre que llama éste banquete!!

Lluvia de cenizas cayendo al fondo de conciencias,
Que no asoman a ese resplandor.

Rosas que no sintieron el rocío.
Las que secáronse en el sol,
Tu nombre proclaman para clarificar
 ¿de dónde es que proviene el amor?
Qué es?
Acaso,
 un conjunto de arrebatos que nos quema las alas?
 diluvios que devoraron Imaginerías en jardines?
 La piedra en la tierra que se consumen con el tiempo?
 Y que aún en rincones del mundo buscamos?

Diótima,
tu nombre que llama éste banquete!!

Ahora te esperamos,
no nosotros,
sino el puñado de nuestras almas,
que se empobrecen en éste suelo,
en éstos deseos…
en éste rapto de la inmortalidad que queremos ganarnos,
al recibir tu palabra,

que nos exonere de la imprudencia .

Διοτίμα

by on 12:45:00
Papeles de libros que se arrancaron, para de ti dejarnos privados:  De tu voz. Lluvia de cenizas cayendo al fondo de conciencia...
Detrás de sonidos de motor, ella:
 Altiva, encantadora
 ¡floreciendo en amaneceres filarmónicos!
Resplandeciendo sobre la mediocridad social.
Su conexión efímera, su ineludible desencanto, Su próxima muerte.


  Ella;
 agitando tras la puerta de abismal década:
Su conexión efímera, su ineludible desencanto,

Su próxima muerte.

ENGAÑÁBASE

by on 13:54:00
Detrás de sonidos de motor, ella:  Altiva, encantadora  ¡floreciendo en amaneceres filarmónicos! Resplandeciendo sobre la mediocrida...
Aquí, en la vía de la incógnita, hacia atrás,
La cabeza giro, vuelvo la vista a fijar.


Observo los años que,
 uno a uno se desprendieron,
fueron arrojados deseos,
que en piedra lanzados a un río van.

Paso…

by on 14:51:00
Aquí, en la vía de la incógnita, hacia atrás, La cabeza giro, vuelvo la vista a fijar. Observo los años que,  uno a uno se despre...
  Me extravié, como niño que la mano de su madre suelta y de sueños indescifrables se busca,
en silencios que disparan tempestades de miradas
-sin hallar huellas- 
una respuesta que salga del soplo en este invierno y
en las señas que se quieren hacer, 
en los interdictos de mi ansia que se quieren mostrar...

 
poemas de Andrés Zarzuelo
poema de Andrés Zarzuelo

Donde la gran vida ya no es juguete simulando camiones de bombero,
autos de colección,
soldaditos de plomo,
muñecos de película,
juegos de papá y mamá.



No me busquen, ahora no,
 que yo mismo me quiero encontrar en esta juguetería, 
con un pasaje donde la algarabía, para las reglas rehacer...

Y luego, por el pasillo del tiempo a tientas iré, me sentaré 

-claro, si lo encuentro- a su lado, 
y le diré ¡cuántos muertos he encontrado!:
 extraviado, buscándome.

Razones identitarias

by on 15:03:00
    Me extravié, como niño que la mano de su madre suelta y de sueños indescifrables se busca, en silencios que disparan tempestades de m...
Es difícil creer que el tiempo es una muerte lenta,
busco reinventarme, no puedo entender
¿cómo será?
sigo referencias de algo...
persigo un milagro que vendrá
¿cuándo?
Dónde estás?  en el silencio del sol golpeando,  que a fuego lento arrasa mi alma?

Dónde estás?
en el silencio del sol golpeando,
que a fuego lento arrasa mi alma?

Hey!!
no es tu voz ni la mía la que habla.

Solo un mundo lleno de risas,
aquellas que esperan emboscarnos,
y envolvernos en las mil máscaras
-de su carnaval-.

Mi día se marcha a la cima de lo que dejo,
quemo,
o el viento -simplemente-
me quitó.

No te angusties!
aún sueño,
construyo la esperanza a la vera de otros caminos.

ESPERANZA

by on 12:19:00
Es difícil creer que el tiempo es una muerte lenta, busco reinventarme, no puedo entender ¿cómo será? sigo referencias de algo... ...
HAY LO QUE INCONFORME ME DEJA,
AL BORDE DEL ABISMO DE COMPRENDERTE,
ME NIEGO…
SONANDO LA MAÑANA COMO SI ME ESTUVIERAN APUNTANDO:
CON LO QUE SE MUEVE RÁPIDO, BREVE,
COMO SI LAS COLAS Y OFICINAS ME LANZARAN CACHETADAS
-PARA LLEGAR A NINGUNA PARTE-
Y TODOS LOS RODADOS DESDE LO ALTO,
PARECIENDO APILADOS,
 SIN RECORRER YO LO QUE ME PROPUSE.

Y PASA EL RELOJ CON VELOCIDAD DE ALARMA,
 EL SONIDO DE LAS VEREDAS QUE GASTÉ,
EL HERUMBRE DE ESOS QUE ASOMAN AL MUNDO,
-NO SIN TROPIEZOS- COMO LO DIJISTE.

DE TODAS FORMAS, MIS MODALES CON LOS AÑOS CAMBIARON:  ÉSTE ES MI OBSEQUIO, ÉSTA ES MI CARTA, ÉSTE SOY YO SALUDANDOTE ATENTAMENTE, Y  ÉSTE  (NO ES EL TIEMPO NI LA GALAXIA QUE NOS CONGREGA).


 Y ESTÁS TÚ,
COMO SI NO ENTENDIERAS LOS COLORES QUE FABRICO
 -DESDE LA NADA MISMA-,
SUMERGIÉNDOME EN EL FONDO DE TU ALMA Y SIN QUE SEPAS,
MIS DISPAROS SIN QUERER, CERTEROS LLEGAN Y OTRA VEZ ENMIENDO…

UNA VEZ MÁS DOY VUELTAS, PATEO TU TABLERO,
ROMPO EL VENTANAL DE TU RECUERDO,
 Y ESPARZO MIS CRISTALES….
LOS PROPIOS
¡AY DE MÍ!

CAMINO A DESHORA SIN ESCUCHAR TUS PASOS…
LA RESPUESTA VACÍA DE UNA PUERTA CON AROMA A ABANDONO,
PERSIGO TU VOZ Y NO HABLAS,
 TU CANTO Y NO SUENA MÁS QUE UN VIENTO CON VIOLENCIA
-QUE SE LEVANTA-
COMO QUERIÉNDOME ARREBATAR DE LO QUE SOY,
TU ESTELA, Y LOS PINOS DE UNA AVENIDA
- QUE SE ME ENTREGAN-
REGALANDO A MI OLFATO SU PRESENCIA,
EL TRINO DE LAS AVES Y,
 EL DÍA ME SABE A TU MIEL AUSENTE
 ¿SERÁ QUE NO ESTÁS?

PRESIENTO QUE TODO ÉSTO SE LLAMA “NO EXISTIR”
¿ME ESCUCHAS?

DE TODAS FORMAS,
MIS MODALES CON LOS AÑOS CAMBIARON:
 ÉSTE ES MI OBSEQUIO, ÉSTA ES MI CARTA,
ÉSTE SOY YO SALUDANDOTE ATENTAMENTE,
Y  ÉSTE

 (NO ES EL TIEMPO NI LA GALAXIA QUE NOS CONGREGA).

NUESTROS TIEMPOS

by on 12:58:00
HAY LO QUE INCONFORME ME DEJA, AL BORDE DEL ABISMO DE COMPRENDERTE, ME NIEGO… SONANDO LA MAÑANA COMO SI ME ESTUVIERAN APUNTANDO: C...
                  Clamor





Y todo lo que escapó de mi vaso,
fue a dar al charco de culpas que empantana…



suerte que aún no tiene dueño el sol…

Clamor

by on 10:59:00
                   Clamor Y todo lo que escapó de mi vaso, fue a dar al charco de culpas que empantana… suerte que a...
                              Calcos de melancolía   
                                               II


Como rumor, soplo fuego,
y ahora son mis palabras de huracán,
 que se han ido amontonando en papeles.


Me digo…
 y puedo dibujarte mundos o un refugio,
me digo amontonando palabras del viento:
poeta!!
alquimista de incendios.


Me digo. No sé si tú…
vuelo de mariposas chocando contra una farola
 y flor de aroma perdido!

Calcos de melancolía...

by on 9:02:00
                               Calcos de melancolía                                                    II Como rumor, soplo fu...
Cuando el cansancio enconos te deje deslizarte,
Como niña que se columpia,
en suave cadencia hacia mis impulsos…
 sentirás,
creerás,
vivirás…


 Porque los últimos vestigios de ti
-caerán- inexorablemente sobre mi cuerpo,
golpeándose como platos en el suelo.


Atraparás el esplendor de la noche,
El fulgor del alba que te entregue mares de sorpresas,
Maravillas que  abrirán tus ojos,
Aún en medio del desierto.



 Mis palabras no serán acero,
Porque no buscan tu luz,
Si no despertarte;
Sutiles hablarán de volcar en tu ser
-sueños, derroteros, musas, caminos, enfado, ternura-
Y quieren alcanzar tu lado oscuro,
Pero persigo tu claridad y resplandor. Porque:
  entre las sombras me quedo,
Entre las sombras me voy,
Me  hundo en tu destino
-Para encandilarme-
Me lanzo para esconderme del abismo
-de asesinos de esperanzas- .


Es porque quiero resguardarme en piel,
Perderme…
Evadirme de los ladrones de la alegría,
Porque sé, me devolverás

-el arco iris- que me arrebataron.
 Ver el día caer
-en un escaparate-
  (sin haber resulto lo que quedó en el tintero)
es: morir de pie
"ante todo"

DÍA QUE SE VA

by on 6:14:00
 Ver el día caer -en un escaparate-   (sin haber resulto lo que quedó en el tintero) es: morir de pie "ante todo"
Qué leve me mecería, si fuera, acaso…
Tu cuerpo, las luces del día,
La claridad podría encontrar,
esperarla contigo, si se diera…
Mientras en mi regazo…

 Ahora dibujas pensamientos de quienes no respirarán tu aire,
Es ahora, que coloco,
 un esbozo asintiendo esa pobre idea que sin mi,
fluyes en tu paisaje favorito.

Otra vez el color de tu sonrisa se apaga,
Y me desvanezco en encontrarme.

Cuánto más daría pero falta:
Tú desliz de lápices que me pinten la noche,
Cada día, cada tarde,
cada codo a codo que podría...

porque es la tentativa de mi espera

Porque es la tentativa de mi espera,
No busco el secreto,
no quiero que me lances a los que se sueñan…

Porque estar cerca no indica mucho,
Lo espiritual de ti, algo;
Pero solo me definiría:
 Si tuviera tu cercanía,
tu espíritu a mi lado y si te fundieras en mí,
tal como si fuéramos una misma sombra,
pero una vivaz como esa estrella que refulge y estalla.

 No más seré…
Tu serás y tal vez con el destiempo rías en mis brazos,
(Cuando estén cansados)…

Quizás…

Auqnue cosecharía mi mejor compañía,
En algunas lejanas tierras,

Sin sorpresas o con un brillo éfimero.
   Últimamente las arpas, armónicas, violines,
no sonaron en el salón desvelado que me guarda.

Los peces muertos de un río viven en mares de soberbia.

La codicia se codeó con un amigo que ganó su pelo y perdió sus mañas.


Últimamente!...
estoy en la barandilla indeterminada del espíritu y la materia,
en el fuego cruzado de los besos que se apagan al llegar el resplandor de la mañana, 
en el insomnio protagonizando la diáspora de la mente,
en los carteles felices de hoy que recuerdan indultos pasados.


Últimamente: los últimos serán los primeros,
los primeros serán los últimos,                                                          
¡pero la victoria hay que alcanzarla!


Últimamente, los malvones de mi idilio,

tuvieron tanta agua que se pudrieron.

Últimamente...

by on 14:53:00
      Últimamente las arpas, armónicas, violines, no sonaron en el salón desvelado que me guarda. Los peces muertos de un río viven ...
Es que tus ojos son,
soles donde tus rayos me calientan;
 tu mirada, un bosque encantado,
entre la prisa de las cosas,
tu no saber silenciar las voces que te poblaron,
serenidad y ternura
-pareciendo que se desliza-
como no pretendiéndola,
En ese ritmo de pureza,
Inquietud, hastío, tempestades,
Que obtuviste sin intuir...
Y te lo trajeron
 -para moldear tus maneras-.



 Lacónica, amadísima en el onirismo...
Cartas que me reparto
(como de si de ti vinieran),
Directo a mi corazón mal escrito,
manuscrita la letra de tu amor,
un dibujo de tu mano,
que empuja el agua de alivio,
cae como llovizna, lentamente,
sobre mis alforjas, para llenarlas.


Porque no conoces que,
 soy un barco que no puede navegar sin tu mar,
Derroche de un tiempo que no lo tiene,
Queriendo alcanzar,
 la alegría -permanente-
 que me escondes,
Mientras me quedo en tierra,
anclo, me detengo.


Es porque no se evapora tu desdicha en mi boca,
mi consuelo, mis palabras, mis papeles...
Ese no coincidir en realizar el puente de esos sueños,
Que tantas veces dejamos ir
(como el humo de un tabaco).


Pero ahora me irgo, tomo aire,
respiro con mis fuerzas...
me pongo a esperar las mariposas,
Una señal,  jardines floreciendo,
tu volcán llevándose la desazón,
redimirme, revivir con tu lava,
un regalo definitivo,
una ofrenda a tus dioses, a los míos,
a los caminos tomados sin temple,
sin juicio,
cuando hemos desparramando nuestra copa,
a la salud de los que nos acompañaron,
 abrazaron, amaron...
y brindaron con nosotros;
aunque,
debemos mirar,
 la onda que íntima,
nos incita,
golpea el cristal,
 bebernos,
lentamente,
el elixir de los dos.


Así cambiamos -posibles maravillas-

por nuestro festín.
No me dejes porque caen las vendas de la ilusión,
El día pierda sus colores,
O veas cómo no tengo mis llamas encendidas…


Aunque parezca que fenece mi ánimo,
Cargado de mi propia inclemencia,
Aún con el ruido de la cuchara estropeando:
 Dulce sonido, melodías de noche herida…
 ¡no me dejes!


No mates,
ni destroces mi alma al buscar tras los rastros,
Un poema que no existió, guiños de otros
 -que no están-
Al adornarte,
para que te adoren -ellos- lejanos e inertes;
Que no hacen sacrificio de tolerar inviernos,
La intemperie, tu tempestad -inclusive-
Tu desgano y desdén.


 Cuando mis rosa azul del desierto,
 Es devorada por los rayos del sol,
Su aroma se pierde,
renuncian los sentidos ante mí
¿quién soy?
 Y tu pequeño arco iris, escondiendo,
 sin contar conmigo,
el ámbar que derrapas,
me condena a no atraparme…
dando giros frente tu imagen magna.



Quise ésta libertad que me reseca;
Pero
  ¿qué es la libertad?
¿para qué me sirve?
¿acaso cadenas
reteniéndome de estar en tu cuerpo,
En tu corazón, en tus onirismos,
en tu secreta explosión?

 ¿qué es,
 sino voy donde rumbo deseo tomar?
 ¿Desgarro de tu equívoco?
    Que acaso me culpa
De inmóvil, enhiesto, infranqueable
Torpe, incapaz?
Quién sino soy,
más que,
glicinas que revisten,
avanzando por las paredes,
recordando la estela que dejaste?


   Entre el conocimiento que adeudo
-Sensorial, sublime, espectral-
 Tus ansias,
 ojos tiernos que miran el fondo las almas,
para  ver,
 cómo crece la hierba sin que pueda sembrarla,
la táctica de decírtelo que impido,
-eso que oprime mi corazón-
el silencio rompiendo  exiguos placeres,
los que cierras, los que no pruebo
-cómo serían contigo-.


Entre tu distancia, Tú y yo,
levantándose tu gesto, tramando:
 ofrendas,
Que repartes de tu de nardos,
Claveles, jazmines, violetas,
 De los que no soy su dueño…





Pero no me dejes:
  el vivaz color,
el brío del aroma de maleza,
 aún no salió a saludarnos.


Ni me pienses fuera de tu paraíso…
ni con mis errores,
Un legado de la llamada “consciencia”
Porque:
No conseguirás vislumbrarme,
Mientras nos diluimos:
 Fuera del esplendor,
que sería nuestro, inagotable,
cual susurro del viento que enamora,
Su fragancia que se puebla en recorridos,
Y podría macerar los días como remanso,
Y  cantarían nuestras glorias.


 Y no lo sabes, pequeña mariposa de ensueño
 ¡cuánto espero que liberes, aguas cristalinas,
   a raudales en mi fuente!


 No me dejes, porque parezco silente,
Y porque casi inmóvil me veas en desmedro de mí,
Y porque en ti quiero llenarme del paisaje sagrado,
Que un artista esculpió tu cuerpo,
El fuego, tu estupor,
tu piel como la gracilidad de la magnolia,
Tu voz sugiriendo la miel,
 trasluciendo ternura,
Que de ti no llega y ansía mi ser,
Poseyéndome en el llamado,
Dividiéndome entre lo que soy y,

habitar en tus luces.

NO ME DEJES

by on 13:24:00
No me dejes porque caen las vendas de la ilusión, El día pierda sus colores, O veas cómo no tengo mis llamas encendidas… Aunque ...